¿Cómo se producen las agujetas?

Publicado por:
Alicia Santos
Fecha de publicación:
15 de septiembre de 2023
Tiempo de lectura:
4 minutos
como se producen las agujetas

¡Hola a todos! En el artículo de hoy vamos a hablar sobre un tema que seguro muchos de vosotros conocéis muy bien: las agujetas. Esas molestias musculares que aparecen después de hacer ejercicio intenso y que pueden llegar a limitar nuestros movimientos durante varios días. Pero, ¿alguna vez te has preguntado cómo se producen las agujetas? En este artículo, te lo explicaré detalladamente.

Contenidos interesantes
  1. ¿Qué son las agujetas?
  2. ¿Cómo se producen las agujetas?
  3. Factores que influyen en la aparición de las agujetas
  4. ¿Cómo prevenir las agujetas?

¿Qué son las agujetas?

Antes de entrar en detalles sobre cómo se producen las agujetas, es importante entender qué son exactamente. Las agujetas, también conocidas como dolor muscular de aparición tardía (DOMS, por sus siglas en inglés), son pequeñas lesiones en las fibras musculares que se producen como resultado de un ejercicio físico intenso o poco habitual.

Estas lesiones se manifiestan como un dolor y rigidez muscular que suele aparecer entre 24 y 48 horas después del ejercicio y puede durar hasta una semana. Las agujetas son más comunes en personas que no están acostumbradas a hacer ejercicio o que han realizado un esfuerzo físico mayor al que están acostumbradas.

¿Cómo se producen las agujetas?

Las agujetas se producen debido a microlesiones en las fibras musculares durante el ejercicio intenso. Cuando realizamos un esfuerzo físico, especialmente si es un tipo de ejercicio al que no estamos acostumbrados, las fibras musculares se estiran y se contraen repetidamente, lo que puede causar pequeñas rupturas en las fibras.

Estas microlesiones activan una respuesta inflamatoria en el cuerpo, lo que provoca la liberación de sustancias químicas inflamatorias y la acumulación de líquido en los tejidos musculares. Esta inflamación y acumulación de líquido es lo que causa el dolor y la rigidez característicos de las agujetas.

Factores que influyen en la aparición de las agujetas

Existen varios factores que pueden influir en la aparición de las agujetas. Algunos de los más comunes son:

  • Intensidad del ejercicio: Cuanto más intenso sea el ejercicio, mayor será el estrés al que se someten las fibras musculares y, por lo tanto, mayor será la probabilidad de sufrir agujetas.
  • Nivel de condición física: Las personas que no están acostumbradas a hacer ejercicio o que tienen un nivel de condición física bajo son más propensas a sufrir agujetas.
  • Tipo de ejercicio: Algunos tipos de ejercicio, como los ejercicios excéntricos (en los que los músculos se alargan mientras se contraen), son más propensos a causar agujetas.
  • Edad: A medida que envejecemos, nuestros músculos se vuelven menos flexibles y más propensos a sufrir lesiones, lo que aumenta la probabilidad de sufrir agujetas.

¿Cómo prevenir las agujetas?

Aunque las agujetas son una parte normal del proceso de adaptación del cuerpo al ejercicio, existen algunas medidas que podemos tomar para prevenirlas o reducir su intensidad:

  • Calentamiento adecuado: Realizar un calentamiento adecuado antes de hacer ejercicio puede ayudar a preparar los músculos y reducir el riesgo de sufrir agujetas.
  • Incrementar la intensidad gradualmente: Aumentar la intensidad del ejercicio de forma gradual y progresiva permite que los músculos se adapten de manera más efectiva, reduciendo así el riesgo de sufrir agujetas.
  • Estiramiento después del ejercicio: Realizar estiramientos suaves después del ejercicio puede ayudar a reducir la rigidez muscular y prevenir la aparición de agujetas.
  • Hidratación adecuada: Mantenerse hidratado durante el ejercicio es fundamental para asegurar un buen funcionamiento muscular y reducir el riesgo de lesiones.

Como ya has visto, las agujetas son pequeñas lesiones en las fibras musculares que se producen como resultado de un ejercicio físico intenso o poco habitual. Estas lesiones activan una respuesta inflamatoria en el cuerpo, lo que provoca el dolor y la rigidez característicos de las agujetas. Para prevenir su aparición, es importante realizar un calentamiento adecuado, incrementar la intensidad del ejercicio de forma gradual, realizar estiramientos después del ejercicio y mantenerse hidratado.

Recuerda que las agujetas son una parte normal del proceso de adaptación del cuerpo al ejercicio y, aunque pueden resultar molestas, no suelen ser motivo de preocupación. Así que no te desanimes si te encuentras con ellas después de un entrenamiento intenso. ¡Sigue adelante y disfruta de los beneficios del ejercicio!

Espero que este artículo te haya resultado interesante y útil. Si tienes alguna pregunta o comentario, no dudes en dejarlo abajo. ¡Nos vemos en el próximo artículo!

Alicia Santos

Soy Alicia Santos, enfermera de corazón y creadora del blog AliciaMiyuki.es. Comprometida con el bienestar y la educación, busco ser un puente entre el cuidado médico y la comunidad Online.

Otros artículos interesantes

Subir